martes, 31 de enero de 2012

Poema 30

 "Mi amor, el más enamorado
es demás olvidado en su antiguo dolor
mi amor abre pecho a la muerte y despeña su suerte
con un tiempo mejor"

-Por quien merece amor-
Silvio Rodríguez
Mi amor siempre fue
un dádiva ganada sin esmero
fue un río que fluía
etéreo por mis labios abiertos
que corría por mis ojos cerrados.
Mi amor siempre fue
una estúpida clepsidra
que medía tus ausencias
con sus lágrimas mudas,
fue un ciervo presto y ágil
que brotaba de mi pecho
para acurrucarse en los tuyos.
Mi amor siempre fue
una melodía inconclusa
una idea soslayada
una primavera ocultada.
Y ojala mi amor tuviera
una foto donde llorarte
un altar donde rezarte
una tumba donde sepultarte
que no sea este olvido
idiota e incoloro.

lunes, 30 de enero de 2012

Poema 29

Y mi tierra será libre
de sus crueles infieles.
Y mis manos se llenaran
de libros y sonetos
y mi pueblo dará un grito
dándole muerte a los traidores.
Brotará la libertad nuevamente
como brota el agua de la fuente
y las lágrimas por los ausentes.
Recorrerá mi pena las alamedas
y verá los vestigios de la idiotez
verá un cambio radical
y un pueblo en la plaza.

Veré los niños jugando
por fin en la plaza y sin miedo
y veré a los hombres ayudando
sin temor a desaparecer.
Veré al borracho marcharse
cobijarse en la sombra
y dar lugar a la patria crecer.
Oiré canciones llanas
sin vueltas y sin claves.
Y el suelo se librará
de la cruel felonía
de sus hijos ingratos
de sus protectores agresores.

Ángel del Este

Emerges del alba con tus rizos de oro y platay acaparas sobre tus hombros un enjambre de injurias.
Sobre tus alas el mundo reposa calmo y silente
y tus ojos de añil azul y tus mejillas de cereza y satén
dan el brillo a estas calmas praderas de mis penas
de mis parcas dudas y las reminiscencias de mis miedo

-Ángel del este- de Alfredo Aranjo
Toma mi risa y déjame tus lágrimas ángel de oriente
dame tus pisadas para dormirme en ellas y cantar
dame tus canciones que con ellas construiré mi casa
donde vivirme y esperarte a que vuelvas por mí.
Llévame en tus alas de águila, de plata, de agua
y arráncame de este mundo sombrío y amargo.

sábado, 28 de enero de 2012

Tautología (Poema 28)

 No es, y nunca será, mi intención que este, mi blog, 
se convierta en el epicentro de tus calumnias
 o, en otras palabras, no es mi intención armar
un puterio vulgar.
Espero me sepas entender,
espero me sepas disculpar
J.I.
Cubre el mundo, con su manto de añil,
la noche plagada de estrellas, de plegarias.
Y una vorágine tibia trepa a mi lecho solitario
y corren por mis ojos las dádivas perdidas
de recuerdos moribundos.

Y ahora el mundo ha querido cambiar
porque nosotros tuvimos que cambiar.
Es un mar encrespado demente y atroz
el que se agita en mis párpados
en cada noche vacía.

Y es mi única plegaria
que ojala pudieras entender
mis decisiones mis certezas.

Y Dios se aleja de mí
con sus manos atadas
y sus ojos cerrados
Ya no me quiere ver
ya no quiero buscarlo

Y todo parece perdido
y todo parece olvidado
y tu alma de niña tiembla
y mi mente idiota se suicida.

Y sólo nos une el silencio
o quizás el eco armonioso
de un recuerdo harto precioso
que se hundo en el pasado
que se pierde en el tiempo.

Enamorarse y no

 De Mario Benedetti

Cuando uno se enamora las cuadrillas
del tiempo hacen escala en el olvido
la desdicha se llena de milagros
el miedo se convierte en osadía
y la muerte no sale de su cueva
enamorarse es un presagio gratis
una ventana abierta al árbol nuevo
una proeza de los sentimientos
una bonanza casi insoportable
y un ejercicio contra el infortunio
por el contrario desenamorarse
es ver el cuerpo como es y no
como la otra mirada lo inventaba
es regresar más pobre al viejo enigma
y dar con la tristeza en el espejo

viernes, 27 de enero de 2012

Te doy una canción

 De Silvio Rodríguez
Cómo gasto papeles recordándote,
cómo me haces hablar en el silencio,
cómo no te me quitas de las ganas
aunque nadie me ve nunca contigo.
Y cómo pasa el tiempo que de pronto son años
sin pasar tú por mí, detenida. (1)

Te doy una canción si abro una puerta (2)

y de las sombras sales tú.
Te doy una canción de madrugada,
cuando más quiero tu luz. (3)
Te doy una canción cuando apareces
el misterio del amor,
y si no lo apareces no me importa:
yo te doy una canción.

Si miro un poco afuera me detengo:

la ciudad se derrumba y yo cantando,
la gente que me odia y que me quiere
no me va a perdonar que me distraiga.
Creen que lo digo todo, que me juego la vida,
porque no te conocen ni te sienten.
 
Te doy una canción y hago un discurso
sobre mi derecho a hablar.
Te doy una canción con mis dos manos,
con las mismas de matar.
Te doy una canción y digo: “Patria”,
y sigo hablando para ti.
Te doy una canción como un disparo,
como un libro, una palabra, una guerrilla:
como doy el amor.

Paraíso Perdido

Tengo perdido en mi alma
un paraíso olvidado
una pradera de jade y tristeza
de un amor vagabundo.
Tengo un sauce añejo que me mira
con su largas cabelleras
fragantes de deseos fervientes.
El paraíso tiene un viento
que canta mis penas
y un cielo que llora mis desgracias.
Está la paz de tus ojos
plasmada en el mar encrespado
y la parsimonia de tus palabras
trotando en las praderas.

Está la locura de tus caderas
y las injurias de tu boca canela
los besos muertos que retozan
en la pradera silente.
Está la noche oscura
oscura tan oscura como vos
que envuelve mi cuerpo
y lo cobija en su manto.

El paraíso tiene flores
tiene calas y acónitos
tiene perlas y asfódelos.
Tiene el viejo sauce
y un río serpenteante
que se nutre de mis lágrimas.
Hay algunas colinas
donde enterré mis esperanzas.

Y mi paraíso perdido lo tiene todo
lo tiene todo y es harto perfecto.
Es curiosa dádiva de mi mente soñolienta.
Feneceré algún día en mi morada perfecta
y vagará mi ánima cantando sus penas
        llorando sus alegrías.
Mi paraíso es hermoso y lo seguirá siendo
mientras esté tu recuerdo mas no tu cuerpo.

jueves, 26 de enero de 2012

Se estremece el viento y gime
y eleva en brava porfía las plegarias.

Arrastra en su ser dócil y altanero
los perjuicios de tus labios, hijo de Adán
aun es tuyo el dolor, porque yo no lo soy.
Y esta mi decisión es mi lauro más sagrado
es mi riqueza y mi certidumbre de hallarme
    y saberme y conocerme.

Y el viento me arrulla en su canto
y tu voz es un eco lejano que se pierde
    y eso te mata.
Sabes que otros besos te han dado muerte
sabes y lo sé y ella también y ellos también
    y te imbuye al delirio.
Mas el viento cesa su canto de ángel
y tu cara de ciervo dócil de esfinge muerta
con tus dudas llanas y tu corta respuesta
tus ojos impávidos ante una verdad parca.

Asume la muerte del viento
y en el silencio de la noche:
nunca fui tuyo y nunca lo seré
y dulce hiel o amargo néctar
tendrás por respuesta
a tus dudas llanas
a tus erradas injurias
hijo de Adán.

Ay de vos

Ay de tu voz callada
que retoza entre los nenúfares
y escudriña el amanecer perdido.
Ay de tu sórdida voz pétrea
que se pierde en la espesura
de las aguas verdes
de un mar embravecido.
Ay de tus ojos calmos
que ven fenecer los míos
en la oscura quietud del amanecer.
Ay de tus palabras perdidas
en el horizonte de Febo naciente
hundidas en la lejanía
de ese mar parco de dudas
pleno de incertidumbres.

miércoles, 25 de enero de 2012

Poema 25

Me veo y te veo
lo veo todo ahora
no veo nada en verdad.
Tu cuerpo pétreo y mudo
lejano y sombrío
mi mente deambulando
en la bruma avellana
de tus ojos bienamados.
Me veo parco y con fin
tatuado en mi piel.
Me veo resignado y anciano
cansado y agobiado
embebido en recuerdos
enraizados en mi sangre.
Me veo y te veo
y me es inevitable
no verte si me veo
pero si te veo
solo veo mi dolor
y el mal que te causé.
Dios sabe que si pudiera
mis ojos arrancaría
para obviar tanto mal
tanto dolor malgastado.

Poema 24

Te recuerdo a veces
perdida entre la espesura
de un recuerdo agónico.
Te recuerdo callada
y mi memoria confabula
contra mi sutil cordura.
Recuerdo tus besos frugales
dádivas muertas que me dabas
a oscuras y en secreto.

También lo recuerdo a él
a su amor perenne
a su inocencia caduca.
Recuerdo su rostro de esfinge
sus preguntas y sus parcas
y desdichadas respuestas.
Lo recuerdo en su negra lasitud
en sus amordazados recuerdos
lo recuerdo y me recuerdo.

Quizá tanto recuerdo
tanto amor desdichado
sea agrio a esta vida.
Me recuerdo fenecer
recordándolos a ellos
y el dolor que les causé.
Me recuerdo anciano
y cansado y exhausto
y perdido y vencido.
Me recuerdo antes
hace algunos soles
feliz entre tus brazos.

Me recuerdo y te recuerdo
te recuerdo y lo recuerdo
ay de mi, demasiados recuerdos.

Nuestro amor fue siempre un niño muerto...

De Mario Benedetti
vos lo dijiste
   nuestro amor
   fue desde siempre un niño muerto
   sólo de a ratos parecía
   que iba a vivir
   que iba a vencernos
   pero los dos fuimos tan fuertes
   que lo dejamos sin su sangre
   sin su futuro
   sin su cielo
   un niño muerto
   sólo eso
   maravilloso y condenado
   quizá tuviera una sonrisa
   como la tuya
   dulce y honda
   quizá tuviera un alma triste
   como mi alma
   poca cosa
   quizá aprendiera con el tiempo
   a desplegarse
   a usar el mundo
   pero los niños que así vienen
   muertos de amor
   muertos de miedo
   tienen tan grande el corazón
   que se destruyen sin saberlo
   vos lo dijiste
   nuestro amor
   fue desde siempre un niño muerto
   y qué verdad dura y sin sombra
   qué verdad fácil y qué pena
   yo imaginaba que era un niño
   y era tan sólo un niño muerto
   ahora qué queda
   sólo queda
   medir la fe y que recordemos
   lo que pudimos haber sido
   para él
   que no pudo ser nuestro
   qué más
   acaso cuando llegue
   un veintitrés de abril y abismo
   vos donde estés
   llevale flores
   que yo también iré contigo.

lunes, 23 de enero de 2012

Sensación

 De Arthur Rimbaud

Iré, cuando la tarde cante, azul, en verano,
herido por el trigo, a pisar la pradera;
soñador, sentiré su frescor en mis plantas
y dejaré que el viento me bañe la cabeza.

Sin hablar, sin pensar, iré por los senderos:
pero el amor sin límites me crecerá en el alma.
Me iré lejos, dichoso, como con una chica,
por los campos , tan lejos como el gitano vaga.

Poema 22

 A mi abuelo
Requiescat in pace

Ya no queda nada y el mundo parece tan vacío,
quedan las sombras peregrinas de recuerdos
Ya no queda nada y el fuego gris parece morir
quedan solo las reminiscencias de tus palabras.
El mundo se ha encogido, ha perdido sus colores.
        Reposa tranquila tu alma cristalina
en la quietud de las alturas, en la paz del sepulcro.
Ahora me dejas solo conmigo y mis pocos años
me dejas con tus consejos y tus elucubraciones
con una familia y un olvido bífido y mortal
monto en la penumbra de un ardid esta sonrisa
y protejo de mi parca tristeza a mis sueños.

Poema 21

Ésta manía de saberme ángel muerto
de cubrir con calas negras mi voz caída
entregando a la suerte, a las clepsidras
cada idea que se convierte en un vestigio
de mi alma inocente, golpeada y dormida.
Ésta manía que se yergue por mi sangre
y se aloja en mi cabeza de pueriles visiones
que me eleva y por un rato me desploma
    porque quiere o porque sí.
Ésta manía de saber que ahora me he convertido
    en la muerte, el destructor de mundos
que se edificaron con sueños con amores fatuos.
Ésta manía de entregar a la sombra mis palabras
de remedar la silente quietud de tus labios muertos
que ahora desconozco que se hunden en el olvido
en la vigilia de los amores perdidos los amores muertos.

sábado, 21 de enero de 2012

Made in Haven

 
 -Exponer a los oprimidos la verdad sobre la situación es abrirles el camino de la revolución-

León Trotsky
 









-(...) sean siempre capaces de sentir en lo más hondo cualquier injusticia cometida contra cualquiera en cualquier parte del mundo. Es la cualidad más linda de un revolucionario-

Ernesto 'Che' Guevara


-El conocimiento es Libre-

jueves, 19 de enero de 2012

Poema 20

Bajo el cielo expectante
flamea henchida de muertes
la voz del hombre libre.
Lo asisten los silencios
de imperios, de hombres
    de muertos.
Arrasa la primavera
con las hojas secas
con los oídos sordos
con las sombras de las voces.
Se alza en las penumbras
las voces de los caídos
el clamor de insurrección
y la esperanza de libertad.
se apodera de sus gargantas.

martes, 17 de enero de 2012

Poema 19

Naufraga el alma errante
lejana de las albas costas
lejana de todo lo que fue
lejana de todo lo que es.
Se viste con blancas calas
su agónico y frío corazón
mientras se cobija entras
sus alas de paz y satén .
Las aguas del olvido
    llevan consigo
el amargo sabor de besos muertos
de abrazos partidos
de sueños perdidos.
Observan las sempiternas
altivas estrellas
aquel espectáculo mortal
de un ánima moribunda
desterrada de su tierra amada
por pagar con su vida
un amor mortal.

Poema 8

Arde la niña en llamas
y su corazón de desmigaja
a la sombra de su dolor.
Sus cabellos de seda y satén
ondulan entra sus penas
mientras un recuerdo se trepa
por sus alas de ángel caído.
Toma el té con la muerte
y ríe entre amapolas.

Poema 13

 Sé también que pasás
casi a diario por acá.
Por eso te pido, que me decuelvas
lo que no es tuyo.
J.I.M

Sé lo que pensás incluso antes
de que la parsimonia de tus labios
confiesen esa idea absurda.
Sé a dónde te llevaron tus pies
incluso antes de que te calces.
Sé cómo ondearan tus cabellos
incluso antes de que suspire el cielo.
Sé que por las noches te has de preguntar
qué será de mi cuerpo lejano
de mis abrazos otrora tuyos
de aquellos besos que llevan tu nombre
de mi piel que lleva tu marca.

Poema 12

Te doy estas tristes palabras
como último vestigio
de aquel altivo sentimiento
que dio impulso a mis días.
Te dejo mis besos y mis lágrimas
que saltaron de mis límpidos ojos
buscando un cobijo en tu pecho
y perecieron al no encontrarlo.
Te dejo mis últimas melodías
de mis sonrisas estériles
y mis abrazos perennes
que siempre te cobijaron
de tus dolores y mis miedos.
Te regalo mis añoranzas
mis sueños y mi tiempo muerto
mis flores blancas y marchitas
y este puñado de sueños que osé
crear para vivir con vos.
Te dejo mis letras y mis palabras
y las palabras que no son tan mías
te dejo un presente y un corazón.
Te dejo todo lo que fue mío
y que ahora decides hacer tuyo.
Ya no quiero nada de mí
    prefiero buscar
otro pálido reflejo
otra espectral sonrisa
a seguir mendigando
una inútil palabra tuya.
Me voy con lo poco que queda de mi
porque la mayoría murió cuando partí.

Poema 16

Llevo escrita en mi piel
la delgada línea de tu ser
la sombra pálida y cetrina
de tus caricias tibias.
Mis huesos están tallados
con las palabras que no fueron
más que un suspiro errante
entre tu corazón y tus labios.
Arrastra mi carne el perfume
el resabio amargo y húmedo
de tus sueños frágiles
que jamás me diste
porque jamás te pedí.

Poema 15

Cuento las horas ausentes
en las que mi sonrisa huye
al páramo solitario y frío
de un recuerdo agónico,
una reminiscencia del beso
negro y austero de vida
que siempre de tu boca robaba.

Poema 14

Sepan disculpar el desorden
E. Nigma
Corre presto el silente viento
se lleva mi tiempo vacío
pero no mi tristeza plena.
Se cuela por mis huesos
y la lluvia cala mis entrañas.
Corretea ingenuo por mi mente
este viento gélido y atroz
que es como el suspiro del erebo
y juguetea alegre e infantil
con el recuerdo de su cuerpo
aquella rosa tibia y blanca
que se pierde en la espesura
de una niebla turbia
que viene con el viento
y que corretea ingenuo
por mi agonizante mente,
mientras se lleva mi tiempo vacío
y me deja mis tristezas plenas

domingo, 15 de enero de 2012

¿A dónde van?

De Silvio Rodríguez
 
¿Adónde van las palabras que no se quedaron?
¿Adónde van las miradas que un día partieron?
¿Acaso flotan eternas,
como prisioneras de un ventarrón,
o se acurrucan entre las rendijas buscando calor?
¿Acaso ruedan sobre los cristales,
cual gotas de lluvia que quieren pasar?
¿Acaso nunca vuelven a ser algo?
¿Acaso se van?
¿Y adónde van...?
¿Adónde van?

¿En qué estarán convertidos mis viejos zapatos?

¿Adónde fueron a dar tantas hojas de un árbol?
¿Por dónde están las angustias,
que desde tus ojos saltaron por mí?
¿Adónde fueron mis palabras sucias
de sangre de abril?
¿Adónde van ahora mismo estos cuerpos
que no puedo nunca dejar de alumbrar?
¿Acaso nunca vuelven a ser algo?
¿Acaso se van?
¿Y adónde van...?
¿Adónde van?

¿Adónde va lo común, lo de todos los días:

el descalzarse en la puerta, la mano amiga?
¿Adónde va la sorpresa,
casi cotidiana del atardecer?
¿Adónde va el mantel de la mesa,
el café de ayer?
¿Adónde van los pequeños terribles encantos
que tiene el hogar?
¿Acaso nunca vuelven a ser algo?
¿Acaso se van?
¿Y adónde van..?
¿Adónde van?

Poema 18

Queda solo la parsimonia
de tus manos frágiles
y tus piernas de cisne,
te queda solo el recuerdo
de plumas de faisán y pavo real
de lentejuelas y cuentas de oropel.
Se diluyeron tus lágrimas
en rimel de la realeza.
El sol muere en tus pechos
bella diva austral.
Te cobijas en las sombras
mientras escuchas morir
uno tras otro tus días gris.
Te quedan solo los recuerdos
de días áureos y bellos
de tu cuerpo albo y perfecto
que el viento amenazó
y diluyó en el tiempo.

Poema 17

En vuelo parco y lejano
sus almas de oro alado
se elevan por el cielo albo.
Y ya no les importa si son
seres alados o ángeles muertos
son pájaros o ánimas errantes
que se erigen altos
con sus sombras de noches
cortando la bóveda gris.
Sombras muertas de aquellos
amantes penitentes que durmieron
sus esperanzas en el sueño
un futuro eterno sin saber
que las maquinaciones
de aquellas estrellas de fuego
le darían muerte a su amor.
Lentos y aletargados
van cayendo dormidos
los sueños o los pájaros
las ánimas o las lágrimas
los amantes o los muertos.

viernes, 13 de enero de 2012

Life is a Cabaret

Extraído del musical
"Cabaret"
de Bob Foose y 
cantado por Liza Minelli

¿Por qué encerrarte en la habitación?
Ven y decídete
La vida es un cabaret sin más
Vamos al cabaret.
Basta de radio escoba y sillón
Dadles un puntapié
La vida es un cabaret sin más
Vamos al cabaret.
Bebe Champán goza del Jazz
Dadle al tambor y con sorpresa
Cada cual tendrá su mesa
Basta de oír al eterno llorón
Que sufre sin tener por que
La vida es un cabaret sin más
Vamos al cabaret.
Yo tuve por amiga a una tal Elsi.
Con ella compartí un piso en Chelsea.
No era lo que se dice una Santa.
Alquilaba su entrepierna y su garganta.
Murió y la gente habló en su velatorio
Así termina siempre un buen jolgorio.
Y yo la vi como una emperatriz
Una hermosísima muerta tan feliz.
Cuando Elsi con gran nitidez
Y me mira y nos dice otra vez.
¿Por qué encerrarte en la habitación?
Ven a pasarlo bien.
La vida es un Cabaret sin más.
¡Vamos al Cabaret!
Y en cuanto a mí
Y en cuanto a mí
Lo decidí allí en Chelsea
Moriré feliz como Elsi.
El tiempo vuela entre cuna y cajón
Ese es el ABC
La vida es un cabaret sin más
Solo es un Cabaret sin más
Y yo amo a este Cabaret.

jueves, 12 de enero de 2012

Y si...

Con honestidad, no recuerdo si ya había 
publicado este poema. Por si acaso, 
aqui lo dejo.
Edward Nygma
Y si me vendiste simulacros
De cariño amargo
Para luego darme
Una silenciosa despedida

Y si me canjeaste sueños
Por unas lágrimas
Un verano perdido
Un invierno en un infierno

Y aun te atreves a abrazarme

Y si me diste amistad
Mientras duró tu complicidad
Mientras duró tu amor
Mas luego todo se evaporó

Y si metiste sombras a mi vida
Luces a mi noche
Amistades a quien no toleraba
Y abismo a quienes me querían

Y si eso fue lo que hicistes
No te detengas ahora ni a mirarme
Pues no pienses en mí encontrar
Algún ápice de amor o misericordia

miércoles, 11 de enero de 2012

Receta

De Ricardo Arjona

Deme un Tylenol pa’l mal de cuerpo
y un Diasepán para olvidar
un galón de suero está perfecto
y un Lexotan para volar.

Deme un Valium mil pa’estar
bien muerto
y que no me dé por recordar
un Tagamet para lo incierto
y un Prozac pa’exorcizar.

Ese fantasma tuyo que es una
Hepatitis C
que no la cura ni un trasplante
deme un Dormicum para
privarme
y un Vivarín pa’despertar.

Ya se que no traigo receta
que es pura automedicación
más no hay doctor anacoreta
que cure tan rara aflicción.

* Agregue allí un par de laxantes
para expulsar esta ilusión
de que seas tú lo que eras antes
y se me alivie el corazón.

Y un Pepto Bismol se me olvidaba
por aquello de la indigestión.
Disculpe usted la analogía
busco una cura a mi aflicción
no pudo la psicología
reanimarme el corazón.

Y deme un Demerol pa’ que no duela
y Cortizona pa’la hichazón
de ésto que es peor que un mal de muela
y que no entiende de razón.

Dicen que la Morfina es muy buena pa’ olvidar
aunque sería mejor que vuelvas
pues el Ativán ya no resulta
y la Aspirina me hace mal.

Ya se que no trisgo receta
que es pura automedicación
más no hay doctor anacoreta
que cura tan rara aflicción.
 

Una receta pa’ olvidar
una vacuna contra el llanto
le juro a usted que no tengo la receta
se me quedó metida en la gaveta.

Una receta pa’ olvidar
una vacuna contra el llanto
deme una pomada para el corazón
y un jarabe para el alma.

Una receta pa’ olvidar
una vacuna contra el llanto
por eso busco en la farmacia
el remedio pa’ olvidar.

Una receta pa’olvidar
una vacuna contra el llanto
y si de algo sirve esta receta
mándela una copia a ella.


martes, 10 de enero de 2012

The show must go on

Ya sé que las cosas están perdidas
ya se que el telón está pronto a caer
ya sé que se ya no tenemos salidas
pero vos sabés que somos duros de roer.

Pase lo que pase, el show debe continuar

Sabemos que los tiempos se acaban
que la muerte es otra invitada a la mesa
y todas las luces de pronto se apagan
y silenciosa, la altiva sombra regresa

Pero, no importa qué, el show debe continuar

Sé que las maquinaciones de las estrellas
son duras cadenas a tu corazón alado
que tu dolor es brava porfía a tu alma errante
pero sé, que sos fuerte, y que lo sobrellevarás

No importa que no esté, el show debe continuar…

Poema 11

Observa el sol altivo el penoso desfile
de sueños muertos, de sombras promiscuas
que fornica con el silencio de la espera
de una muerte que jamás llega
    cuando se la necesita.
Canta el silencio torvo, pleno de dolor
y con su letanía de angustias arrulla
a mi mente plagada de dolores perennes
mientras la sombra verde de una flor muerta
    fallece con mi amor bajo el sol.
Muere la esperanza inocente y errante
de creerme feliz en brazos de alguien
esperanza que alguna vez acuné
para darme fuerzas, para correr y esconderme
    de ese silencio torvo.

Poema 10

Aun me queda el resabio
aquel sabor, antaño dulce
de tus labios de fresas y muerte.
Aun me queda el calor
de tus brazos frescos
con sus soledades y su olvido
que algunas ves se aferraron
    a mi cuerpo inútil.
Ya no los quiero.

2•
Aun me queda tu recuerdo
que se balancea entre mi sueño
o se arrastra furibundo
a la búsqueda de tu cuerpo,
que perece en la lejanía.
Aun me queda tu nombre
escrito con angustia
y corriendo vehemente
por mi sangre pueril
Ya no los quiero.

3•
Aun me queda tu perfume
que entibia y eterniza el aire
convirtiéndolo en cuchillos
    que deseo míos.
Aun queda tu sombra pálida
recorriendo esta casa
ocultándose en mi alcoba.
Y espero que entiendas
cuando encadenado a la soledad
    te diga
ya no las quiero.
 

sábado, 7 de enero de 2012

Made in Haven

¿Cómo podrías ser feliz estando con alguien que insiste en tratarte como a un ser humano normal?
Oscar Fingal O'Flahertie Wills Wilde

viernes, 6 de enero de 2012

Despedida

Te dejo con tus sombras
con tus silencios y tus risas
te dejo, mas no creas
que en verdad me aleje.
Te dejo con tus incoherencias
con los besos y las lágrimas
con tus sueños rotos y
    este amor fallido.
Pero no creas cada palabra
de esto que te digo
    o de aquello que dije
porque te sabré mirar
desde aquella negra bruma
que crece en la luna de plata.
Te dejo bajo el negro sol
de este enero doloroso
con tus abrazos vírgenes
y tus miradas plagadas de olvido
dejos tus labios puros
y tus ojos compasivos.
No me busques, flor de invierno
    porque estaré
no me recuerdes, niña de fuego
    porque te doleré.

Alea iacta est

The Show must go on, honey

martes, 3 de enero de 2012

Made in Haven

Un poeta de los que envían ángeles cuando la noche amenaza y el futuro es un bostezo negro y el presente no existe.

A. Pizarnik
De sus diarios - 9 de Marzo de 1958

Poema 9

Estaré buscando incansable
esa luz que me niegas
que escapa de tus labios,
esa palabra de aliento
que te guardas en tus adentros,
ese color de tus sueños
que te resignas a darme

Estaré buscando día tras día
la sombra que se cobija
en las reminiscencias de tus besos
para cubrir mis ausencias
que siembro en tu pecho

Poema 7

 Llega a mi, traicionero y errante
el aroma a sal y a muertes viejas
del mar iridiscente que se agita
allí lejos, donde mis pies se pierden.
Arriba con su fragancia a sal
a suicidios y a amores fatuos
que murieron sin saberse puros.
Penetra en mi alma y la llena
con sus gritos, sus lágrimas
    sus días, sus noches
sus lunas argentas y pasajeras
que vieron de historias, de amores
de sombras y de luces
que nos vieron a vos y a mi
abrazados y enamorados.
Aunque haya sido solo un sueño
aunque jamás haya ocurrido.
Y este aroma a mar, a verano
me deja, me abandona
y estas muertes, estas noches
me dejan, me abandonan